Con mirada de niño

El día que cambié de ciudad y colegio tenía 9 años. Mis padres se habían separado y todo se había desmoronado y había que empezar de nuevo.

Fue cuando también me empecé a dar cuenta de que los demás niños me veían diferente.

Jamás olvidaré el primer día de cole y como a la hora del recreo absolutamente todos los niños del cole vinieron a rodearme y hacerme un corro enorme para preguntarme que me había pasado en el brazo (dije que me había pillado un tren, lo sé, fui muy bruta).

Con mirada de niño
Esta fotografía la hice en Lumbini, Nepal.

En mi anterior cole nadie me preguntaba, habían crecido conmigo y para ellos era normal, no había nada que preguntar.

Al crecer, y trabajar con niños en una escuela infantil de 0 a 6 años durante nueve años, pude comprobar que los niños más pequeñitos tampoco me preguntaban, y curiosamente, al irse mayores al cole y volver a hacer alguna visita era cuando lo hacían, curioso, muy curioso, teniendo en cuenta que algunos de ellos habían pasado conmigo varios años día tras día, dándoles de comer, cambiándoles o acunándoles en mis brazos.

Hoy en día convivo con mis hijos de 5 y 3 años, y ellos todavía no me han preguntado ¿mamá tu por qué no tienes brazo?.

Y todo esto me hace pensar, que los niños nacen con una mente pura, limpia, con una mirada libre de prejuicios, de apreciar diferencias que etiqueten o marquen.

Y me hace preguntarme, ¿Qué es lo que hace que esto cambie? ¿Qué nos lleva a medida que crecemos a cambiar esta forma de ver, o de no ver a las personas?.

Supongo que la necesidad de sentirnos parte del grupo, aceptados, incluidos.

Pero que curioso ¿no?, Después nos da por hablar de inclusión, de aceptar, de respetar, cuando en un momento dado del camino nosotros mismos nos hemos auto saboteado.

¿Qué tal sería si nos planteasemos esto?, el tratar de educar a los niños en seguir viendo a las personas sin juzgar, sin etiquetar, sin menospreciar la diferencia, sino todo lo contrario, apreciarla, valorarla, quererla.

¿No sería maravilloso seguir mirando al otro con mirada de niño?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *