Anécdotas divertidas

Cuando tienes una discapacidad, o cualquier dificultad añadida a tu día a día, puedes optar por la actitud de enfadarse contigo y con el mundo, y ponerte más trabas e impedimentos de los que ya tienes, o tratar de superarte cada día, y asumir y hacer las cosas con humor.
El humor, siempre he dicho que el sentido del humor salva la vida, estoy segura de que la mía la salvó en muchos momentos, y lo sigue haciendo.

Anecdotas divertidas
Foto es tomada en Nepal, con una de esas niñas que preguntan de manera natural.

Estas dificultades añadidas de las que hablo, te ponen a veces en situaciones y en tesituras, que de verdad pueden llegar a resultar muy divertidas, y hacer el camino y el aprendizaje mucho más ameno, y además, después, siempre tienes anécdotas que contar y de que reírte, que nunca viene mal.

Continuar leyendo “Anécdotas divertidas”