Porteo

El porteo fue una de esas cosas que llegó a mi vida por pura casualidad, que se convirtió en necesidad y que terminó siendo tan significativo e imprescindible que ha sido en los últimos años mi forma de criar y de vivir, y que hoy día sigue dándome satisfacciones y me sigue gustando cada día más.

Porteo

Conocí el porteo en mis viajes a África y Asia, mucho antes de ni tan siquiera plantearme tener hijos, veía a las madres llevar a sus hijos pegados a ellas, tan a gusto, tan bonito, tan natural, que siempre pensaba: yo llevaré a mis hijos así.

Y si, así tuvo que ser, porque llegado el momento, ya no sólo pensaba en esa parte bonita y natural que tenía muy claro que quería experimentar, sino que me abordó la preocupación de la parte práctica, pues con una sola mano, un bebé,  todos los quehaceres y este ritmo loco y frenético de vida que nos marca la sociedad y que nos auto imponemos no quedaba otra.

Continuar leyendo “Porteo”